Accesos directos
Redes Sociales
Auténtico e irreverente: experiencia en Salvador Cocina y Café - VIVE SM
15551
post-template-default,single,single-post,postid-15551,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive

Auténtico e irreverente: experiencia en Salvador Cocina y Café

01 Mar Auténtico e irreverente: experiencia en Salvador Cocina y Café

“Llegó Salvador” gritaba el abuelo de Rolando Ortega cada vez que llegaba a casa cargado de viandas sabrosas. Un recuerdo de una persona que ha sido fundamental en la memoria gustativa de un cocinero que ha revolucionado el recetario tradicional chileno.

Foto gentileza de https://www.facebook.com/SalvadorCocinaYCafe

Foto gentileza de https://www.facebook.com/SalvadorCocinaYCafe

 

Salvador Cocina y Café (ya sabemos de dónde el nombre del local) es un restaurante ubicado en pleno centro de Santiago de Chile (Bombero Adolfo Ossa 1059) que recuerda a la “picá” playera o de carretera, un sitio pequeño con mesas apretadas, mantel plástico, producto fresco y precio reducido. Una licencia que pocos se pueden permitir, más cuando la tendencia apunta a destacar restaurantes de diseño, vanguardia y minimalismo.

Y es que estamos ante la presencia de un cocinero distinto.

Innovador, irreverente, chef revelación chileno 2014…Todo eso ya lo puede leer en los múltiples artículos que la prensa y medios especializados locales y extranjeros han escrito sobre él. Basta con decir que el gran Ignacio Medina se desplazó hasta el corazón de la capital de Chile para probar su cocina.

Lo que yo voy a contar es la experiencia que viví en la casa de un tipo rebelde y que a contramarcha de las modas y cursilerías gastronómicas, regala a los chilenos el orgullo de un recetario de sabores olvidados y puestos en valor desde un chiringuito santiaguino.

Un crudo de vacuno en limoneta suave de tomates asados y sirinacha, mayonesa de leche en tostada de pan de campo, cebolla morada, cilantro, alcaparras y ciboulette abren la función. Sentada al lado de su pequeña pero briosa cocina, tengo la suerte de ver a Rolando en acción, dirigiendo, cantando comandas, moviendo las manos a la velocidad de la luz. Le miro, a ver si me reconoce, han pasado tantos años desdela última vez que nos vimos, que no sé yo si me recuerda.IMG_6821IMG_6822

Por mi parte, tengo bien dibujadas en la memoria las pizzas que nos preparaba a la pandilla de amigos de verano quisqueño (un conocido balneario del litoral central chileno)…de infarto. Ya apuntaba maneras.

Hago fotos, mientras una sala atestada de oficinistas, turistas, viandantes disfrutan y dejan las corbatas aparcadas para entregarse al placer de un plato generoso y sabroso, acompañado de un té frío. Sí, como lee, el maridaje es a base de infusiones frescas y aromáticas. Un pormenor que todos obvian y a nadie echa para atrás.

El segundo round, denominado en el menú Plato del 5º Cuarto, fue un pastel de zapallo camote con pino de prieta artesanal, queso de cabra, aceitunas y ensalada de hojas verdes. Espectáculo en sabor y abundancia.

Pastel de zapallo camote con pino de prieta artesanal

Pastel de zapallo camote con pino de prieta artesanal

Segunda miradita a cocina y foto paparazzi al autor. Chapó. “¿Te conozco, cierto?” Me dice. Ya está.

Rolando Ortega en acción

Rolando Ortega en acción

Empezamos a recordar y hasta echamos repaso a nuestro plan de negocio concebido hace unos 16 años atrás para montar un restaurante. Yo en la gestión, él en los fogones. No nos equivocamos tanto. Rolando en Santiago demuestra lo suyo y desde su apasionada y especial propuesta da nuevos aires a la gastronomía chilena, y yo, desde Bogotá, gestiono, escribo y promuevo cultura gastronómica.

Lo nuevo de Salvador Cocina y Café es “El CIMG_6842lub”, el espacio nocturno del chef, su versión más reposada, pero no por eso menos intensa. Una noche a la semana en distintos formatos, cena degustación, servicio a la carta, cocineros invitados, guerra de cuchillos, show cooking. Una experiencia gastronómica concebida para un áforo de máximo de 35 personas, previa reserva, en la que Rolando mostrará su otra cara, más de vanguardia, más técnica, sin renunciar nunca a su gran premisa de cocinero: producto local, siempre auténtico, siempre autóctono.

Tocará volver, ver y probar.

Postre. Arroz con leche estilo Salvador. Café. Lo que hablamos en el remate queda, de momento, off the record. Solo puedo anunciar que El Club no será lo único que se podrá ver este 2016 de un cocinero que está quitando las verguenzas aIMG_6832 la cocina chilena.

En definitiva, si usted es chileno o anda de viaje por allí, vaya a Salvador y sálvese de la ignorancia gustativa, disfrutando como enano de productos de toda la vida, pescados comunes, encurtidos caseros, rock nacional, bolero, cumbia, “chancho en piedra”, partes poco nobles del cerdo y la res tan sabrosas como olvidadas. ¡Qué siga la moda de volver al origen, una que tanto bien está haciendo en la cocina latinoamericana

 

Restaurante Salvador Cocina y Café
Bombero Adolfo Ossa 1059
56 2 2673 0619
Santiago de Chile

Más información
https://www.facebook.com/SalvadorCocinaYCafe/